Qué es y cómo gestionar el Airflow

Si hay un tema que preocupa a todos los usuarios de tecnología en general, es el calentamiento de nuestros dispositivos. Si hablamos de un PC, las opciones que disponemos para poder minimizar el impacto del calor en sus componentes son infinitas, como el uso de refrigeraciones o ventiladores, para alargar la vida de nuestro hardware. A pesar de la amplia variedad de este tipo de artículos, a veces nos olvidamos de optimizar su disposición en nuestras cajas, dejando de lado una forma básica de reducción del calor: el airflow.

¿Qué es el airflow?

Podemos definir el airflow como el flujo de aire entre los diferentes componentes de nuestro PC, causado por variaciones de presión y que puede ser por causa natural o inducido por mecanismos, como ventiladores o refrigeraciones. 

A continuación os indicamos qué factores influyen en el airflow:

  • Temperatura ambiente: dependerá de la temperatura del lugar donde tengamos nuestro PC.
  • Disposición de torre: esto hace referencia a cómo tengamos colocados los componentes internos en nuestra torre.
  • Volumen del flujo de aire en el tiempo (CFM): la cantidad aproximada de aire que circula por un elemento a través de un período de tiempo. Básicamente la cantidad de aire.
  • Presión del aire en el equipo (mm H2O): la fuerza con la que se mueve el aire. Según el tipo de presión que nos interese para nuestro PC, dispondremos los componentes de una u otra forma. 

Por aquí os dejamos esta guía sobre cómo medir las temperaturas de vuestro PC

 

Tipos de presión

Imaginamos que ya conocíais los puntos anteriores pero, ¿sabíais que la presión del aire puede ser positiva o negativa

La presión positiva se logra cuando hay más cantidad de cm cúbicos por minuto de aire, proveniente de los ventiladores de entrada. En principio, este método va muy bien pero, si se va a utilizar el PC durante largos períodos de tiempo, las bolsas de aire caliente atrapadas en huecos pequeños, pueden repercutir negativamente a la refrigeración.

La presión negativa sería al revés, menor cantidad de cm cúbicos de aire de los ventiladores de entrada pero, con este método conseguimos reducir las bolsas de aire caliente. También permite gestionar mejor el flujo de aire del interior de la torre, pero debemos estar atentos a la acumulación de polvo.

Si ya habéis decidido qué tipo de presión os interesa más, podéis pasar a seleccionar un buen conjunto de componentes y, nosotros os recomendamos que empecéis por la caja. Tenemos nuevos modelos que os facilitarán la tarea de gestionar el airflow con sus entradas de aire y sus filtros antipolvo. ¿Habéis echado un vistazo a las prestaciones de nuestra nueva Synistra? Y, ¿qué os parece Caelum?

Por si cambiar de torre no entra todavía en vuestros planes, recordad que disponemos de varios modelos de refrigeraciones y ventiladores para vuestras torres actuales y, por aquí podéis leer nuestro post sobre cómo controlar la velocidad de los mismos.

Comments (0)

Posts destacados

Este sitio utiliza cookies, más información en el siguiente enlace.